Encuentro desde la diversidad

Como cada año, la Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas (ACDE) ha convocado a la reflexión desde una mirada comprometida con la fe, instalándose como un espacio del que participan personas de distintas creencias y condiciones.

El encuentro de este año tuvo lugar días atrás bajo el lema “Hacia una Argentina integrada y plural: diálogos y acuerdos para fortalecer la concordia”. El quiebre de las relaciones de confianza entre los argentinos, la falta de consensos y el diálogo para resolver las graves problemáticas colectivas que nos afectan como nación fueron los ejes.

Hubo miradas enriquecedoras, como las de Alejandro Katz, Pablo Gerchunoff, Paola del Bosco, Eduardo Fidanza, Alfonso Prat-Gay, Fernando “Chino” Navarro, Norma Morandini y Miguel Ángel Pichetto, entre otras. La pluralidad de los invitados es coherente con lo que se proponían los organizadores, que era, precisamente, reflexionar sobre la importancia de integrar al otro, sobre todo al más lejano, como tan bien expresó Gerchunoff en su alocución. “La grieta nos dificulta hablar de lo que importa”, diría Katz, mientras Morandini instó también a “hablar de lo que importa y no de lo que interesa”.

Solamente así se podrá recuperar el capital social de nuestro país, desafío que la ACDE desea continuar, siguiendo el valioso ejemplo que el Instituto del Diálogo Interreligioso da al mundo y que debiéramos replicar intensamente en nuestro país.

También en ese sentido resultó valioso el aporte de Iván Petrella, a cargo ahora del Programa Argentina 2030, como entrevistador de María Alejandra Villamizar, exintegrante de la comisión negociadora con la guerrilla en Colombia. El ejemplo del programa gubernamental colombiano fue muy valioso no para extrapolarlo, pero sí para generar una reflexión sobre la posibilidad de que en la Argentina se generen acciones, dentro del marco democrático, tendientes a motivar la participación ciudadana, propiciando una mayor integración dentro de la pluralidad; desde pequeños grupos de la sociedad hasta lo institucional.

Este 21er. encuentro registró ricos y profundos intercambios. Las cuestiones planteadas abrieron la posibilidad de alcanzar consensos sobre la importancia de dialogar y de acordar soluciones a temas que hacen a la justicia social, destacando la responsabilidad de empresarios, políticos y líderes gremiales a la hora de protagonizar y liderar esta crucial etapa.

Siempre entusiasma experimentar la alegría que nace de la capacidad de acordar; la sonrisa del viejo rival gratifica y confirma que debemos trabajar para alimentar la esperanza de cerrar dolorosas e inconducentes grietas, apostando al respeto y la tolerancia por todas las posiciones, en la certeza de que la diversidad nos enriquece. Celebramos que instituciones como la ACDE insistan en debatir cuestiones tan medulares desde un lugar de diálogo y convencidos de que los consensos son posibles en esta Argentina atravesada por divisiones.

Para ver la nota original haga clic aquí.