Se entregaron los reconocimientos de la XII edición del Premio ACDE Enrique Shaw “Hacia una empresa con rostro humano”

Buenos Aires, 8 de octubre de 2018.


Los proyectos presentados por Siclo Rural, Cooperativa de Obras y Servicios Públicos de Macachín Ltda, Banco Supervielle y Pan American Energy fueron distinguidos en el Palacio de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.

Al inicio de la ceremonia la diputada Mercedes de las Casas le entregó a Juan Vaquer, Presidente de ACDE, una distinción en donde se declara de interés cultural y social de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a la XII edición del Premio Enrique Shaw “Hacia una empresa con rostro humano”.

La Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresa -ACDE- reconoció en la categoría PyMEs los proyectos “El uso en desuso” de Siclo Rural, “Casa de Ancianos Cooperativa” de la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos de Macachín Ltda. En la categoría grandes empresas distinguió al Banco Supervielle por el proyecto “Abuelos en red”, a Pan American Energy por “Creciendo Juntos”.

A su vez, recibieron menciones los proyectos “Biopackaging Argentina” de Superbol SRL , “Management Teocéntrico” del Grupo San Miguel, “Gran Chaco Nanum Village” de Samsung SA y “Proyecto de producción sustentable de leche” de Adecoagro.

El objetivo del Premio ACDE Enrique Shaw es distinguir a empresas –grandes o PyMES- que a través de un esfuerzo sostenido implementan proyectos, programas, políticas y prácticas que contribuyan a disminuir la deuda social y promover valores.

En la categoría PyMEs el ganador del primer premio fue Siclo Rural. El proyecto “El uso en desuso”, con fuerte impacto medio ambiental, consiste en la recolección de rezagos plásticos de los “silo bolsa” en desuso que quedan en los campos que ya han sido utilizados en la campaña agrícola como instrumento de acopio de granos previniendo su contaminación. Genera trabajo genuino: en la actualidad hay 7 centros de acopio, con el objetivo de llegar a 10 durante este año y continuar creciendo en los años venideros.

La Cooperativa de Obras y Servicios Públicos de Macachín Ltda. recibió el segundo premio por el proyecto “Casa de Ancianos Cooperativa”. Es una de las múltiples iniciativas de carácter social que desarrolla la Cooperativa. La Casa fue inaugurada a fines de 2015 y es un espacio para gente mayor que cuenta con más facilidades, confort y calidad que los lugares tradicionales. Entre otras cosas, la casa se destaca por tener sus habitaciones con baño privado y adaptadas para personas con discapacidades, amplio parque con senderos recreativos y pérgolas de descanso, servicio de terapia ocupacional, siempre con foco en las necesidades de los ancianos. Es un modelo innovador que se distingue de los modelos tradicionales.

Superbol SRL recibió una mención especial. Su proyecto “Biopackaging Argentina” consiste en reducir el impacto ambiental negativo por el mal uso de plásticos a través de la utilización de bioplástico como materia prima en la fabricación de envases. Se trata de un producto fabricado con materia orgánica y que al desecharse se transforma fácilmente en compost. Un objetivo es sustituir el 50% de su fabricación de bolsas por bioplástico. SuperBol es la primera empresa en introducirlo en Argentina.

En la categoría grandes empresas el Banco Supervielle fue distinguido con el primer premio por su proyecto “Abuelos en red”. Se trata de un programa de inclusión digital con foco en la tercera edad, cuyo objetivo es capacitar a las personas mayores en el uso y los beneficios de las nuevas tecnologías. Tuvo su inicio en 2007 con el dictado de una serie de talleres dentro de las sucursales del banco, extendiéndose a lo largo de 11 años a 33 centros de formación en 7 provincias y CABA. En este lapso, se emitieron aproximadamente 63 mil certificaciones en capacitación digital y financiera, siendo su objetivo anual alcanzar las 15.000 certificaciones.

El segundo premio se entregó al proyecto “Creciendo juntos” de Pan American Energy. Su objetivo es el de colaborar con la disminución de la mortalidad materno-infantil y el riesgo materno-fetal y neonatal, así como desarrollar un programa de educación; y articular los sectores público, privado de la sociedad civil. Tuvo su inicio en 2004 en Comodoro Rivadavia y tras 14 años se convirtió en un agente de cambio fundamental en toda la provincia. Chubut, pasó a ser una de las mejores provincias en términos de baja mortalidad infantil, alcanzando niveles de países desarrollados. Desde su implementación se ha logrado un descenso de la mortalidad neonatal en un 72%, de la mortalidad fetal en un 43,5% y un descenso de la mortalidad de recién nacidos con menos de 1,5 kg de un 59,8%.

Grupo San Miguel recibió una mención especial por “Management Teocéntrico” que constituye un modelo de gestión basado primariamente en valores, mirada solidaria y respeto por su propia gente. Se aplica en las empresas de Argentina y se aspira a extender el modelo al resto de las empresas del Grupo. Consiste en una forma de dirección y gerenciamiento que han desarrollado en el Grupo para guiar la gestión de sus empresas anteponiendo la calidad humana por sobre los conocimientos profesionales, priorizando la creación de un buen ambiente de trabajo.

A su vez, Samsung SA fue distinguido con una mención especial por su proyecto “Gran Chaco Nanum Village”. Iniciado en el 2014, consiste en contribuir al desarrollo sustentable (económico, social y ambiental) de comunidades aisladas del Gran Chaco Argentino, mediante la generación de soluciones de accesibilidad a tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Se crean Centros Nanum Village en comunidades aisladas, donde se llevan computadoras, laptops, tablets y celulares. En combinación con otras organizaciones tienen como objetivo: -brindar acceso a Tic, alfabetización digital, orientación y formación profesional, fortalecer las actividades económicas y los lazos comunitarios. Cabe destacar que el 66% de los integrantes de estas organizaciones son mujeres ya que se las considera un motor de transformación social.

Por último Adecoagro fue reconocida con una mención especial por su proyecto de producción sustentable de leche que incorporó pequeños tambos a quienes acompaña en una reingeniería, mediante la cual adoptan un modelo de negocios adquirido en el exterior, desarrollando el primer modelo de Tambo Estabulado de Latinoamérica. El proyecto incluye la incorporación de un biodigestor para generar energía a partir de residuos orgánicos del ganado, mejorando a su vez el impacto medio ambiental. También trajo un sensible crecimiento en la zona, no solo por empleo directo sino también por una mayor demanda de servicios, repuestos, equipamiento, etc.

En esta ocasión, 44 empresas presentaron un total de 52 proyectos que fueron evaluados por José Del Río, Secretario General de Redacción del diario La Nación; Daniel Díaz, Asesor Doctrinal de ACDE; Ignacio González García, Catedrático Consultor y Director de IDEA; Mariana Lomé, Presidenta de FARN; Carlos March, Director de Comunicación Estratégica de Avina; Daniel Pomerantz, Director Ejecutivo AMIA; José Luis Roces, Rector del ITBA; Joaquín Sorondo, Fundador de Inicia y Consultor en Liderazgo y Emprendedorismo y Juan Vaquer, Presidente de ACDE.

Asimismo agradecemos especialmente a quienes nos acompañaron en el proceso de evaluación de los proyectos:

Aimaretti Celso, Alonso Santiago, Alonso Hidalgo Javier, Ambroa Fernando, Andreone Héctor, Anselmo Jorge Luis, Arauz José, Baeck Agustín, Barthe Clara, Belic Nieves, Berta Gabriela, Bertani Silvia, Bertello Eduardo, Bourdieu Gastón, Bresso Julio, Bruzone Martín, Bueri Jacquelina, Buitrago Javier, Capacette Gabriela, Castro Arce José Ignacio, Cataldi Lucas, Cavallo Eduardo, Ceballos Marcelo, Cid Carlos, de Elizalde Fernán, Della Barca Diego, Diegues Norberto, Español Hernán, Fadó Jorge, Fernández Fernando, Firpo Santiago, Fontal Raúl, Garaventa Carlos, Gargiulo Leonardo, Gianetto Paola, Girola Oscar, González Levaggi Ariel, Haieck Leandro, Harteneck Bárbara, Lavagna Sergio, Lucángeli Pablo, Luoni de Behrends Liliana, Made Julio, Mancini Lisandro, Martínez Juan Domingo, Marzinelli Miguel, Mitjans Juan José, Moldes Roberto, Pando Mariano, Pourtalé Héctor, Reigada Javier, Romano Roque, Salas Pagliano Crolina, Speroni Iván, Tenaillon Alberto, Valdivieso Cesar y Verdú Myriam.

En palabras de Juan Vaquer: “Con este premio buscamos distinguir, poner en un pedestal, iluminar aquellos casos que sirven de ejemplo, necesitamos ejemplos. Estamos muy contentos con la calidad y la cantidad de los proyectos recibidos. Hablando de una empresa con rostro humano, uno de nuestros fundadores es un ejemplo de esto, Enrique Shaw”.

En su XII edición, el premio brindó una vez más la oportunidad de fomentar la adopción de estilos de gestión empresarial que contribuyan al afianzamiento de valores humanos, sociales y ambientales en la comunidad empresarial y, asimismo, reconocer a aquellas organizaciones que se distinguen por su compromiso con dichos valores.

Por último, la diputada Mercedes de las Casas entregó un diploma a Juan Vaquer en donde se declara de interés cultural y social de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a la XII Eición del Premio Enrique Shaw “Hacia una empresa con rostro humano”.