¡Felices fiestas!

Querida comunidad de ACDE,
Al celebrar este maravilloso tiempo de Navidad, nos hacemos más conscientes de nuestra condición de elegidos y amados de Dios. ¡Qué alegría nos da saber que el Señor quiere vivir entre nosotros, alejando toda oscuridad y brindándonos su luz!

Para recibirlo y acompañarlo, así como el Padre eligió a María y a José, también nosotros hemos sido dignificados por una misión. Se nos ha dado en este año la tarea de acomodar ese pesebre que es cada empresa, en su mejor y peor sentido, para disponerlo a recibir la presencia luminosa del Salvador. Esa ha sido nuestra tarea cotidiana. Se nos han confiado personas, familias y una comunidad, que hemos tratado de acompañar con la conciencia de que Cristo nos hizo sus instrumentos para regalar a todos una mayor plenitud.

Cada vez que hemos puesto todo de nuestra parte para tratar de ser justos y honestos, para escuchar y comprometernos con las necesidades de los demás, para lograr lo mejor posible en beneficio de cada uno, estábamos preparando el pesebre, para recibir a Jesús.

Les deseo a cada uno de ustedes y a sus seres queridos que esta Navidad los encuentre dispuestos para que el Niño Dios pueda renovar con su Gracia y su Paz sus vidas. ¡Que tengan una hermosa Navidad!

P. Daniel Díaz
Asesor Doctrinal ACDE