Propuestas de ACDE: Aportes para una política económica de desarrollo inclusivo

Este año el Consejo de Economistas de ACDE continuó con la tarea de discutir los temas de interés general de la economía, haciendo foco en aquellos más relevantes para los socios.

Además de los temas técnicos (pobreza, informalidad, macroeconomía, desarrollo sustentable) también logramos analizar la “Laudato si”, o sea, cómo traducir las enseñanzas del Papa Francisco a los empresarios. Una tarea muy reconfortante.

ACDE presentó el viernes 18 de noviembre una serie de propuestas destinadas a pensar la política económica de los próximos años con una mirada centrada en el desarrollo inclusivo.Las propuestas fueron elaboradas como un aporte práctico y colaborativo para la política económica, y se consensuaron en los equipos de trabajo que se reunieron durante el año en el ámbito del Consejo de Economistas de la entidad.

Los socios reflexionaron sobre la economía informal, el crecimiento autosostenido, la inflación y la aplicación de los principios enunciados en la encíclica Laudato si’, del papa Francisco.

Las iniciativas fueron presentadas y comentadas por Alicia Caballero, Decana de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Católica Argentina (UCA), y Ernesto O’Connor, Subsecretario de Planificación del Ministerio de Hacienda de la Nación. Moderó el encuentro el economista Orlando J. Ferreres, Vicepresidente 2° de ACDE.

Al inicio del encuentro, el presidente de ACDE, Juan Pablo Simón Padrós, resaltó el compromiso del Consejo de Economistas en esta tarea de voluntariado “que tiene una relevancia muy importante para el país”, y destacó la figura del primer presidente de la entidad, Enrique Shaw, a quien el Papa se refirió esta semana como modelo de empresario a seguir en todo el mundo.

O’Connor, funcionario del Ministerio de Hacienda, agradeció los aportes y propuso que ACDE acerque sus conclusiones a las áreas de gobierno involucradas. “La preocupación cristiana por las injusticias y la pobreza son fundamentales para el análisis económico”, valoró el Subsecretario de Planificación.

CONCLUSIONES
Cómo luchar contra la informalidad
La informalidad económica y laboral alcanzaría el 40% del PBI, e incluye a casi 4,5 millones de personas que no cuentan con empleo registrado. Se estima, además, que el 90% de los empleadores no cumple plenamente con las normas legales fiscales, previsionales o laborales. Esta exclusión produce un alto costo social, económico y productivo que expone al país al riesgo de multiplicar la pobreza y la pauperización del sistema productivo.
“Si se quiere atacar la pobreza, se debe resolver la informalidad con una dinámica totalmente distinta a la que el sistema económico hoy plantea, y que nos está llevando a la colisión”, comentó el referente del grupo de trabajo. Para los socios de ACDE, la solución debe ser sistémica, integral, consistente y transformacional, con un Estado que actúe en el territorio de forma integrada y coordinada.

Para facilitar la salida de la informalidad, el grupo de socios de ACDE propuso medidas “perentorias”, además de cambios estructurales y transformacionales a mayor plazo. Se sugirió crear un régimen especial con tres categorías de empleadores, con uso del crédito del IVA y del Impuesto a las Ganancias aplicable sobre una parte de las cargas sociales por diez años, con adhesión de provincias y municipios, sin alterar marco fiscal.

También se recomendó establecer un régimen de tratamiento especial de las relaciones de trabajo, facilitar la bancarización total de la población y las mipymes, con costos reducidos; extender los medios de pago por celular (para eliminar el cheque, considerado obsoleto y caro) y el uso masivo de la factura electrónica con tasa ligada al riesgo.

El equipo propuso simplificar y facilitar los trámites fiscales, previsionales y laborales a través de la plataforma online de la AFIP, y exigir una renegociación de los convenios colectivos de trabajo (CCT) para mipymes, incorporando un seguro para proteger a estas empresas de contingencias no inculpables por la Ley de Contratos de Trabajo (artículos 208, 212, 247 y 248). También se habló de cambios en la Ley de Riesgos del Trabajo y de implementar Centros de Inclusión Social y Económica (CISE) para brindar servicios de empleo y calificación de personas de bajo recursos y asistencia a mipymes. Con medidas tendientes a la formalización, se generaría un salto cualitativo sobre más de u$s 60.000 millones, equivalentes al 15% del PBI.

Cómo combatir la inflación: sus causas profundas y caminos superadores
El problema inflacionario de la Argentina se explica, según el grupo de trabajo, en el “estatismo hipertrofiado inflacionario”. La sociedad, de acuerdo al análisis, demanda del Estado un gasto público sostenido porque se está “acostumbrado a la gratuidad”.

Desde los años 80’ hasta hoy, el país acumuló seis veces la inflación que el resto de los países de la región, con excepción de Venezuela. Con tasas altas de inflación, cae la inversión, se desmorona el trabajo y se perjudica fundamentalmente a quienes tienen ingresos fijos, que inexorablemente se ven empujados a la pobreza. Para combatir este panorama, los economistas recomendaron once acciones de diverso origen: cuatro de raíz sociológica, dos de raíz política, tres de raíz macroeconómica y dos de raíz administrativa.

Entre las propuestas sociológicas, mencionaron “abandonar el escepticismo” y creer en que se puede cambiar el contexto actual. Advirtieron que se debe instruir a los jóvenes desde la escuela primaria sobre la escasez y los fundamentos de la economía. También insistieron en que los medios de comunicación y los líderes de opinión hablen también de las obligaciones ciudadanas, y no solo de los derechos, que consideraron exacerbados desde el discurso público. Finalmente, consideraron necesario acabar con las “castas sociales” y avanzar en la flexibilidad en el empleo público.

Las propuestas políticas de los economistas tienen que ver con definir el rol y el financiamiento del Estado, y eliminar las reelecciones en todos los estamentos para no malversar los fondos públicos en campañas y fines partidarios. Entre sus recomendaciones macroeconómicas, hablaron de no prever gastos sin tener para ellos recursos correlacionados y volver al nivel de gasto histórico, en un plazo de siete años.

Las sugerencias administrativas tuvieron que ver con reinstalar el Sistema Nacional de la Profesión Administrativa y empoderar a la Auditoría General de la Nación para acabar con la corrupción dentro del Estado.

Presentación corta aquí / Trabajo completo aquí

Condiciones generales para el crecimiento económico autosostenido
Este grupo de economistas basó su trabajo en la confianza como eje conductor imprescindible para generar condiciones de desarrollo inclusivo, y concluyó que el Gobierno debe generar confianza en los actores económicos, asegurándoles competitividad. Se propuso que los tres poderes del Estado y los grupos de interés acepten una visión de país a 100 años, con reglas estables que promuevan la inversión productiva.

Las condiciones de productividad son responsabilidad del Estado; luego, el sector privado invertirá para lograr la competitividad necesaria para ganar un lugar en el mercado local, regional y global. Al Estado le compete mejorar los procesos burocráticos, generar eficiencia en las plantas administrativas e igualar las condiciones de trabajo de las plantas públicas con las que rigen la actividad privada.

Los economistas sugirieron una reforma impositiva para las industrias productivas, de servicios y el agro, con la reducción del costo de las ART y de los costos logísticos para las economías regionales, entre otros. Para bajar estas premisas, se contemplaron casos modelos en la industria automotriz, la energía y los servicios.

“Pedimos a los gobiernos que desarrollen un plan de acción con mirada macro. Hay que generar confianza y acabar con la corrupción, que es el primer contrato que quiebra el Estado frente a la sociedad”, sostuvo el referente del grupo.

Presentación corta aquí / Trabajo completo aquí

Una lectura empresaria de la encíclica Laudato si’
Respetando los capítulos del texto papal, los economistas interpretaron la urgencia de atender la degradación del medioambiente y actuar como gestores de cambio. Insistieron en desarrollar una estrategia de negocios coherente con la sustentabilidad, como responsabilidad primaria con la comunidad y futuras generaciones, implementando acciones tendientes a prevenir, mitigar y recomponer el daño al medioambiente.

El equipo de trabajo reconoció la necesidad de modificar los modelos de lucro, contemplando una gestión ecológica, preservando el trabajo y siendo creadores de trabajo amigable y servicios ecológicos. Se propuso fomentar el diálogo con los sectores involucrados, sin consentir la corrupción y con la misión de suscitar cambios reales.

El hombre, mencionó el equipo de trabajo, es una de las piezas de este gran rompecabezas de la Creación. Para que funcione bien el todo, las piezas tienen que estar en armonía. Se habló de la responsabilidad del hombre ante Dios en hacer que la Creación funcione y se desarrolle plenamente, y que no retroceda, como ocurre en este momento. También se reflexionó sobre la integración de habitantes y comunidades rurales.

Presentación corta aquí / Trabajo completo aquí

DECLARACIONES
Orlando Ferreres: “El año tuvo momentos duros, críticos y complicados con ciertos equipos que no llegaron con los trabajos; agradecemos a Ernesto O’Connor por escuchar y ayudarnos a entender, y a él le enviaremos un libraco con todo esto ordenado. Nos parece importante retomar lo que el Papa dijo sobre nuestro fundador. Francisco ha destacado que el creador de empleo es el empresario. Tengamos esto en mente, porque podemos llegar a tener el primer santo empresario”.

Alicia Caballero: “La UCA es también la casa de ACDE. La relación profunda viene desde muchísimos años. Creemos mucho en el rol del empresario para una nueva economía. La inclusión, la pobreza son temas que la UCA trabaja. La Universidad debe generar un espacio de opinión e intercambio respetuoso”.

Ernesto O’Connor: “Agradecemos los aportes a la economía. La preocupación cristiana por las injusticias y la pobreza son fundamentales para el análisis económico. ACDE debe tener un rol importante en la Argentina que se viene, con políticas pro-competitividad. Estas propuestas deberían canalizarse y acercarse a las áreas de gobierno involucradas. La informalidad dejará existir cuando ya no sea negocio”.

Ernesto O'Connor, Orlando Ferres y Alicia Caballero comentaron las propuesta del Consejo de Economistas de ACDE

Ernesto O’Connor, Orlando Ferreres y Alicia Caballero comentaron las propuesta del Consejo de Economistas de ACDE